Fomentar la competencia social y emocional y apoyar a los niños mientras aprenden a negociar el mundo social es una parte importante de su desarrollo. Pero hay algo más en lo que podemos trabajar.

Cuando configuramos el entorno en casa y decidimos cómo abordar y responder a los niños, somos nosotros quienes “elegimos” si habrá problemas. Y cuando estos problemas surgen, somos nosotros los que tenemos el poder de cambiar la situación.

Algunas cosas a considerar:

1. ¿Hay suficientes materiales para que varios niños los utilicen al mismo tiempo o jueguen juntos fácilmente en un grupo pequeño?

2. ¿Hay una variedad de actividades atractivas disponibles para que los niños puedan elegir otra cosa que les gustaría hacer mientras esperan un turno para una actividad preferida?

3. ¿Tienen los niños la capacidad de elegir si quieren participar en una actividad o rechazar hacer algo que se les ha pedido?

4. ¿Tenemos expectativas razonables y apropiadas para el desarrollo del comportamiento de los niños?

Hablamos de cosas como la capacidad de los niños de compartir, esperar, turnarse y expresar verbalmente sus pensamientos y sentimientos.

Poder compartir objetos, materiales y espacio físico  se desarrolla, cuando los niños tienen las habilidades cognitivas para considerar el punto de vista de la otra persona. Si crees que tus hijos entran en conflicto con mucha frecuencia, ten en cuenta estos 4 puntos que te ayudarán a preparar el entorno para propiciar una negociación entre ellos y así favorecer su competencia social y emocional.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here